Geometría en los paseos

«Buscaba ratos para los paseos. Buscaba pasear siempre que podía, porque siempre era ahí cuando sucedía todo. Igual que a Virginia W. le sobrevenía la vida en las habitaciones -de repente la visión de una marca en la pared interrumpía su lectura y daba pie al pensar, a sus bellísimas indagaciones, a sí misma-, le sorprendía la vida misma cuando paseaba». Sí, creo que cuando muera, el día que me toque, esto bien podría ser algo que dijeran de mí: «Buscaba los paseos, pues era en esos momentos cuando más viva y relajada se sentía. Los párpados no pesaban entonces y el mundo parecía abrirse a sus ojos como una simple amapola que no había que esforzarse por entender. Le bastaba, creo, con oler su aroma en esos momentos, y por eso paseaba».

Mi nombre y mis textos, es todo lo que sabrán de mí cuando muera. La vida se fuga más allá de nosotros sumiéndose al pasado, que la devora en cenizas. Lo he sabido al volver a casa, tras la encrucijada y los remolinos alborotados de las hojas que los árboles escupieron: no sabrán de mí más allá de esto. Y este sabor nostálgico que el paseo me pone en la boca, quedará aquí sólo hasta mañana, pues la vida es  una lección cíclica de geometría.

Anuncios

2 comentarios en “Geometría en los paseos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s