Ahora, hoy

La casa es ahora, hoy, una ilusión donde el sur y los astros pierden rigor a la noche. Desde la casa en domingo a veces la ciudad da pereza, los otros toman perfume de distancia. Hay algo de paz en el espacio poseído; un sueño de estrellas quizás falso como el mundo, no lo sé. Los sofás se vuelven almohadas, las mesas brazos, el suelo un beso. La casa parece un violín cuya música muda es la lengua interior propia. Incluso la cena, el aroma de la comida haciéndose, es un rumor en la levedad de la vida, insólitamente cálida, plácidamente armónica; ahora, hoy, en este momento en la fragancia del domingo. ¡Respira! Qué hoguera de paz la casa en esta noche; hay que respirar todo el tiempo, sumergir el rostro y las narices, introducir las manos, los pies. El tiempo es un lagarto amarillo que muerde, que nos va comiendo. Ahora, hoy, somos pecas de vida, almas envueltas en estrellas. Somos cósmicos y arbolados, hilos eléctricos, espuma, sal. Respira ahora, hoy, ya nos abrasará el mediodía y consumará, tardíamente, lo que el lagarto inició. No hay muñecos más felices que nosotros hoy.

Anuncios

Un comentario en “Ahora, hoy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s