Nada en la nada

No existe la felicidad. No, nada en la nada, no existe ni lo espero. Ni los años eléctricos, ni los charcos plenos. Ya no, los he olvidado. Mis recuerdos, locos, los placeres clavados, los puntos mojados que aún me queman si empiezo otra vez. No, nada en la nada. Sólo es un momento demasiado castigado, puro y fuerte y sonoro, en lo alto de la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s